jueves, 17 de mayo de 2007

Ensayo Final de comunicación

El rock de este Pueblo

Santiago de Cali también conocida como la “Sucursal del Cielo”, es una ciudad grande, reconocida por su feria y con una intensa vida nocturna, además de una diversidad cultural prácticamente olvidada que lucha cada día para no caer en el fondo de desolación.

El cine, la pintura, la escultura, el teatro, la danza, la fotografía y la música, no tienen en esta ciudad la trascendencia que tienen en otras ciudades. La ciudad todavía cuenta con un conservatorio, la Escuela de Bellas Artes, y el Museo de la Tertulia, las facultades artísticas de la Universidad del Valle y diferentes academias de música y artes plásticas. A muchos caleños nos llevaron en nuestra época de colegio a ver exposiciones de dibujo, fotografía y escultura, conciertos de algún tipo y obras de teatro. Pero pocos caleños se dan cuenta de lo que exista detrás de todo aquello que han visto. Cada arte posee sus ramas alternativas: el cine independiente, algunos tipos de danza y diferentes vanguardias del arte moderno. En la música se pueden encontrar el rock underground (subterráneo), poco conocido.

El movimiento underground es algo que no muchos conocen y algo que muchos menos han vivido. Las bandas que pertenecen a este movimiento no cumplen por lo general con las características de la música comercial y van en contra de lo que la palabra comercial significa. Hacerse ricos y famosos con el negocio de la música no es lo importante, si no ser reconocidos por su música y su ideología. Los conciertos son pequeños y más clandestinos. Por otro lado el publico y el presupuesta es mas reducido al igual que en el cine independiente y muchas veces la calidad de grabación sufre las consecuencias de su posición económica. Vivimos en una ciudad que es reconocida por sus fiestas, la salsa, el reggaeton y su feria, pero no por su variedad cultural. Sin embargo existen personas que pertenecen con orgullo a algún movimiento alternativo y siguen sus ideales y sus gustos artísticos a pesar de las adversidades. Los conciertos de rock en Cali no son muchos, tampoco tienen una asistencia numerosa y es difícil para las bandas salir adelante en este medio. Pero este no es un problema sin solución, existen oportunidades y esperanzas.

Para encontrar una solución a un problema, es necesario identificarlo. La mayoría de los problemas del país son causados por la desigualdad social y por la falta de seguridad. En este caso el problema puede ser solucionado sin necesidad de una revolución política, lo que se debe hacer para que la escena rock caleña florezca, es formar parte de la revolución cultural y tecnológica que se esta dando en el mundo. Pero para poder usar todo el potencial de la revolución tecnológica es necesario repotenciar todos los medios de comunicación posibles, es decir la radio y la televisión deben convertirse en herramientas claves que apoyen los cambios culturales así como ha sucedido en Bogota. En la capital del país algunas estaciones de radio presentan constantemente bandas colombianas en su programación y han mostrado resultados realmente increíbles al ver como canciones de bandas locales superan en popularidad a los más grandes éxitos internacionales del momento. Si complementan este esfuerzo con un trabajo bien logrado en la televisión nacional, se podría completar un triangulo de apoyo con la radio y el Internet. Con un trabajo bien logrado, me refiero a un programa entretenido que llame la atención del receptor, que exponga los videos de grupos caleños y garantice su popularidad mediante publicidad, ya sea en la calle, en propagandas de televisión o con anuncios en los mismos toques. Además si se logra esta primera parte se podría solucionar un problema muy importante, la imagen del rock colombiano ante el resto del público.

La crisis del deporte nacional es producto de la falta de apoyo económico al igual que la crisis de muchos otros sectores en este país, la música no es uno de ellos. Es verdad que para que la música nacional pueda triunfar es importante tener el apoyo del gobierno, pero no un apoyo del tipo económico, sino un apoyo legal. La revista Shock organizó un conversatorio entre el presidente Álvaro Uribe Vélez y los líderes de las bandas más importantes de Colombia el 12 de Enero del 2006. Jorge Mackenzie de la banda Neurosis Inc. se expreso de la siguiente forma “Llevo tocando 19 años tocando, he sacado 7 discos al mercado y no recibido nada de Sayco y Acimpro. Recaudan dinero de todos los bares en los que se pone nuestra música, así como en los que tocamos, Pero nosotros nunca vemos ese dinero.” Hoy en día muchos grupos y eventos se ven afectados por las injusticias cometidas por Sayco y Acinpro (Sociedad de autores y compositores de Colombia), quienes cobran grandes porcentajes por derechos pero pagan mal a los compositores. Una forma en la que podría ayudar el gobierno es controlando esta organización, haciendo que cumpla bien con sus cometidos y evitando que cobren sumas hasta del 20 % de taquilla (incluso para obras benéficas) sin devolverle un porción justa a los autores. Sin embargo, es muy difícil confiar en la buena fe de los políticos cuando se habla de dinero, pero no es lo único en lo que el gobierno puede ayudar.

En Cali, la empresa de Parque Soft, Deeplunar organiza cada año el Cali Underground, el festival de rock más importante de la ciudad. Este evento es un claro ejemplo de supervivencia. Este año a pesar de la falta de apoyo de la secretaria de cultura se han creado nuevos planes y estrategias para realizar el evento. Es más importante el apoyo del público y la persistencia que el apoyo del gobierno.

La mayoría de las estaciones radiales del país se dedica a presentar material extranjero, ya sea de cualquier tipo de música, dejando a un lado las producciones colombianas, creadas en Colombia y grabadas en Colombia. De esta forma lo expresa Carlos Reyes, bajista de The Black Cat Bone en el conversatorio de Shock con el presidente: “Una emisora de rock de cualquier estación privada en Colombia puede darse el lujo de decidir a su antojo si pasa o no artistas nacionales. No debería ser asi.”. Si el Ministerio de Cultura promoviera una ley que obligara a las estaciones de radio y a los canales de música a conformar su programación en porcentaje considerable con material netamente colombiano, el apoyo a la industria nacional seria inimaginable. Las organizaciones son resistentes al cambio, las estaciones de radio pueden no tomar la idea de buena manera y tener dificultades al adaptarse a esta medida. Tal vez el publico muestre una posición más conservadora al respecto y deje de escuchar radio con la frecuencia que lo hacia antes mostrando su desacuerdo. Algunos disc jockeys no aceptaran con facilidad los cambios en su programación habitual y puede que la fe hacia lo nacional no sea tan grande como algunos piensan. Pero si se logran superar estas adversidades con persistencia y buena calidad, se podría ganar mucho por la cultura nacional, no sólo por el rock, si no por la música en general.

En nuestra ciudad no hay muchos sitios adecuados, ni disponibles para realizar conciertos underground. Estos eventos requieren de un alquiler muy económico, ya que el presupuesto de un joven para ir a un toque es mucho menor al del joven que pretende ir a una discoteca exclusiva. Pero se necesita que el sitio sea lo suficientemente grande para dar cabida a por lo menos 400 personas si se pretenden realizar conciertos con bandas nacionales e internacionales. Puede que 400 parezca una cantidad pequeña, pero hablando de un público underground, es una cantidad respetable, un espacio más grande implica un costo de alquiler mayor y por lo general la asistencia no es tan numerosa. Muchos toques en Cali son organizados en salones con una capacidad de menos de 60 personas, lo que equivale a un bar muy pequeño.

Organizar un concierto en Cali es para muchos promotores un riesgo que prefieren no correr. Hoy en día las bandas nacionales e internacionales que vienen a un concierto en Cali cada año son muy pocas. Por lo general cuando llega una banda extranjera, esta se presenta en Bogota y Medellín, pero para Cali muy pocas veces surge la propuesta de venir. Por ejemplo cuando la banda de California NOFX planeó su gira por Sur América en octubre de 2006, fueron confirmados conciertos en Bogota y Medellín, pero Cali ni siquiera se mencionó como una posible parada. Bandas de recorrido e importancia nacional como Zona Cero (Bogota) y Tres de Corazón (Medellín) han sido invitadas últimamente a tocar en Cali, pero los conciertos todavía no se han confirmado. Esto se da a causa de inseguridad para organizar un concierto en Cali. Los promotores son pocos y no cuentan con un presupuesto alto y hacer una inversión de este estilo representa un gran riesgo. La razón de este riesgo es que la variedad cultural esta muy afectada en Cali, mucha gente no se atreve a escuchar algo que no se ponga en las discotecas de moda o en la radio, muchas personas no conocen una cultura diferente a la que les muestran en la Feria de Cali, una cultura basada en la rumba, las reuniones sociales y el cuidado de la apariencia física. Muchos jóvenes dejan de escuchar su música favorita y empiezan a escuchar lo mismo que la mayoría con el fin de encajar mejor en un grupo social. Por lo tanto la asistencia a un concierto alternativo en esta ciudad es muy reducida.

Si ningún grupo viene a tocar a Cali y regresa a su ciudad hablando de las agrupaciones caleñas que conocieron, es más difícil que nuestras agrupaciones sean invitadas directamente a presentarse en otras ciudades. Además la presencia de grupos con más trayectoria invita a más gente a ir a los toques, aumentando el tamaño en la escena de la ciudad. Un ejemplo de esto lo podemos encontrar al de la banda de Medellin Tres de Corazón, la cual tuvo la oportunidad de abrir un concierto de la banda argentina Attaque77, la banda de punk más importante de Latinoamérica. La agrupación paisa fue invitada a Argentina por Ciro Pertusi, vocalista y líder de Attaque77, con el fin de grabar un álbum en sus estudios. Tres de Corazón tuvo la oportunidad de hacerse conocer en el exterior y de formar relaciones internacionales en el mundo de la música. Por otro lado, en Cali hay bandas que están luchando por cumplir esta meta, bandas como Blunt, Mondei, Charlie Brown, Transporte y La Fabrica están consiguiendo el reconocimiento a nivel nacional, poniendo de su parte un esfuerzo para mejorar la escena caleña.

Todos los caleños queremos que nuestra ciudad sea destacada, los músicos alternativos a pesar de no ser caleños del estereotipo común también buscan reconocimiento y sobre todo salir adelante. El ambiente entre los roqueros es optimista, la revolución de los medios se esta sintiendo con fuerza en la ciudad y el animo de los jóvenes se esta sintiendo más que nunca. Se están formando nuevos uniones y alianzas entre bandas, pequeñas empresas privadas y salas de grabación para formar una estrategia económica en el rock caleño, cosa que hasta el momento no existía en esta región. Cada vez las bandas van logrando la independencia y el reconocimiento atravez del Internet, poniendo su grano de arena para la escena local. Las presentaciones se harán cada vez mas a menudo y las personas se enteraran con mas facilidad gracias a las comunidades electrónicas.

Puede que una banda trabajando sola no logre mucho, pero si muchas agrupaciones se unen con el mismo objetivo, las cosas serán muy diferentes y para esto se están creando fuertes hermandades entre los grupos caleños. Por lo tanto las condiciones para el florecer del rock caleño están dadas y es importante continuar con este ánimo, no rendirse ante las adversidades y que las personas interesadas en esto, sean músicos o solamente aficionados hagan lo que esté a su alcance para continuar con esta causa.